La Resurrección de Jesús: El Omer Reshit de la Humanidad

La Resurrección de Jesús: El Omer Reshit de la Humanidad

 

La Resurrección de Jesús: El Omer Reshit de la Humanidad.


En el corazón de la Torah se encuentra el concepto de las primicias, representadas por la ofrenda del "omer reshit" ante Dios.

Sin embargo, este término va más allá de una simple muestra de los primeros frutos de la tierra; implica presentar lo mejor y más selecto como una expresión de gratitud y reconocimiento a Dios.

Sorprendentemente, este principio antiguo encuentra una poderosa resonancia en el evento más significativo del cristianismo: la resurrección de Jesucristo.

El Significado de "Reshit":


El término hebreo "reshit", traducido como "primeras" o "principio", se refiere a lo más destacado y selecto de una cosecha.

En Levítico 23, se instruye a presentar esta ofrenda como un acto de adoración y agradecimiento a Dios.

Jesús como Omer Reshit:


La resurrección de Jesús emerge como la máxima expresión de las primicias en la fe cristiana.

Más que un simple evento histórico, la resurrección de Jesús representa el comienzo de una nueva creación, la inauguración de una era de redención y esperanza para toda la humanidad.

Al presentar a Jesús como el "omer reshit" ante Dios, reconocemos su singularidad y supremacía sobre toda la creación.

Su resurrección no solo marca el inicio de la vida eterna para aquellos que creen en él, sino que también garantiza nuestra propia resurrección futura.


La resurrección de Jesús no solo es un evento del pasado, sino una realidad presente y futura que transforma nuestras vidas.

Nos invita a vivir en la plenitud de su gracia y amor redentor, sabiendo que en él encontramos la verdadera esperanza y vida eterna.

La resurrección de Jesús no solo cumple con las expectativas de las primicias en el contexto bíblico, sino que las trasciende, siendo él mismo la mejor y más significativa ofrenda ante Dios.

Jesús es el "omer reshit" de la humanidad redimida, la garantía de nuestra esperanza y la promesa de una vida eterna en su presencia.

Que esta verdad transformadora nos inspire a vivir con gratitud, esperanza y confianza en el poder redentor de nuestro Señor Jesucristo.

¡Shalom!Shalom!

Back to blog

1 comment

Mentora! Un código al descubierto! Hermosa publicación.

Marta Velázquez

Leave a comment